Un biólogo marino logró escapar de la mandíbula de un cocodrilo de tres metros

La mujer sintió que algo había aplastado su pantorrilla izquierda justo debajo de su rodilla y la arrastró de la orilla.

La bióloga marina Melissa Cristina Márquez logró escapar de la mandíbula de un cocodrilo. El ataque tuvo lugar en abril cuando filmó un documental sobre tiburones en el archipiélago de jardines de la reina en el mar Caribe.

El reptil de tres metros la agarró por la pierna durante un buceo nocturno.

La mujer sintió que algo le apretó la pantorrilla izquierda justo debajo de su rodilla y la arrastró de la orilla.

Solo podría ser un cocodrilo. Melissa sabía que no podía mover el pie bajo ninguna circunstancia.

En algún instante, el reptil abrió las mandíbulas. Marques no quiso averiguar cual era la causa, dejó el aire en el compensador de flotabilidad y subio como una bala a la superficie. Tal vez el cocodrilo pensó que su pierna era poco parecida a una comida normal, la textura no es la misma, no se resiste, etc.

Cuando Marquez salió del agua, fue examinada por un médico. Por un lado, los dientes del cocodrilo dejaron dos perforaciones profundas, por otro lado, se quedo impresa toda la mandíbula. Algunas heridas sangraban. Le dieron antibióticos y le desinfectaron la herida.

Sospecha que el cocodrilo confundió las luces que usó el equipo de filmación. Accidentalmente tropezó con su pierna y instintivamente la mordió para averiguar qué es.
Fuente: Jezebel

Comentarios