Un amante de los tatuajes prometió dejar solo el 1% de su cuerpo sin tocar

Actualmente, el 90% de la superficie de la piel de Adam Kerkelya está cubierta con tinta negra, que a primera impresión luce como un negativ de una foto, de una persona común. En parte, así es: el trabajo de 12 años de este hombre está a punto de completarse. Se propuso el objetivo de que el 99% de su cuerpo lo cubriría con tinta "oscura", pero dónde dejaría el 1% de piel limpia, sería un secreto.

Todo comenzó cuando Adam tenía 20 años, con una inscripción inofensiva "Yo soy". Pero a la edad de 22 años le diagnosticaron un "cáncer del recto" y la enfermedad casi lo llevó a la tumba. Después de meses de quimioterapia, radioterapia, terapia con células madre e intervención molecular, se convirtió en una sombra de sí mismo. Solo que esta sombra era diferente, demasiado clara: las medicinas fuertes destruyeron la pigmentación de su piel, por lo que desarrolló una forma secundaria de albinismo. En una palabra, Adam se veía horrible, pero se sentía peor.

Para Polonia, donde la mayoría de la población eslava tienr un aspecto característico, parecía un monstruo y la actitud hacia él de los extraños era más o menos la misma. Y luego Adam tomó la máquina de tatuaje. Con cada nuevo dibujo "corregía", y perfeccionaba su cuerpo agotado, encontrando el sentido de la vida. Y esto lo ayudó: no se volvió más guapo, pero ganó confianza en si mismo y dejó de tenerle miedo al mundo. Poco a poco, el hombre llegó a la idea de que debería pintarse completamente, completar su transformación. Para esto, ya se había sometido a un procedimiento para cambiar el color del iris de sus ojos y blanquearse el cabello.

Muchas personas, al ver las fotos de Adam, preguntan por qué era necesario usar un filtro en blanco y negro. Pero él realmente se vé así, como un reflejo de su imagen pasada. Y si miras de cerca, no es un "sombreado" trivial, el cuerpo de Adam no está cubierto de negro, sino de gris, más cerca del grafito. Él eligió este color para verse más armonioso. Es una lástima que casi nadie lo entiende o no quiere entenderlo. Pero ahora no le importa, falta poco para termina.


Fuente: odditycentral.com

Comentarios