Aquí verás 10 cosas que NUNCA se deben hacer en la presencia de un recién nacido

Mantener en brazos a un bebé recién nacido, que trata de abrir sus puños diminutos - es una sensación que no se compara con nada, escribe CureJoy.

Pero no te olvides de que existen límites que no deberíamos exceder, a fin de no poner nerviosos a los padres. Tal vez la madre está demasiado agotada y no se da cuenta de tus errores, o tal vez tiene vergüenza de llamarte la atención.

Pero si deseas que te permitan ver al bebé la próxima vez, recuerda estas 10 reglas:

1. No despiertes al bebé.

Sabemos lo maravilloso que es mirar sus hermosos ojos. Pero no es bueno despertar al bebé.

Los bebés (especialmente los recién nacidos) necesitan dormir como mínimo 18 horas para tener un desarrollo adecuado. Además, los padres deben haber pasado mucho tiempo para hacerlo dormir. Si lo despiertas, es más que seguro que no te invitarán a verlo la próxima vez.

2. No fumes.

Es mejor ser demasiado sensible que insensible. Fumar antes y durante la visita está estrictamente prohibido.

Las toxinas del cigarrillo se quedan en el aliento y se impregnan en la ropa, y luego el bebé respira todo esto (a esto se le llama fumar de modo pasivo). Ponte ropa limpia y abstente de usar perfumes fuertes, cuando vayas a visitar al bebé.

3. No lleves contigo nada caliente, si tienes al bebé en brazos.

Cuando la madre ve que alguien está sosteniendo a su bebé con un café caliente o té, esto la asusta y la desconcierta. En su cabeza aparecen a la vez miles de escenarios horribles:

"¿Qué pasaría si el café se derrama? ¿Y si la taza se quiebra? ¿Y si el bebé empuja la taza?"

Puedes poner muy nerviosa a la madre, por eso evita hacerlo.

4. No beses al bebé.

Entendemos perfectamente: todos quieren besar a un bebé. Pero si aplicamos un poco de sentido común, es lógico que no se debe besar a un recién nacido, especialmente en los labios. Es la forma más antihigiénica de demostrar tu cariño.

Si lo que deseas es besar al bebé, pídele permiso a los padres. Eso sí, no los fuerces a aceptar contra su voluntad.

5. No visites a un bebé si estás enfermo.

¿No creo que quieras que el bebé se enferme? Todo el mundo sabe que las infecciones y las enfermedades se transmiten a una corta distancia. Espera a que te recuperes por completo y después visita al bebé.

El niño no va a a ir a ninguna parte, y de esta manera lo protegerás de las infecciones. Se sabe que los bebés recién nacidos no son capaces de protegerse de los gérmenes y enfermedades. Por favor, no visites a un bebé si estás enfermo.

6. No llegues tarde.

Incluso si te retrasas por sólo un par de minutos, no te olvides de advertir a los padres del bebé. Seguramente no tendrán muchas fuerzas para atender a los invitados que llegan a la hora que quieren.

Sé cortés y pide perdón por tu tardanza. Después de todo, los padres de un bebé recién nacido a menudo se cansan mucho y están agotados.

7. No lleves a otros niños contigo si no los han invitado.

Para una madre joven esto es muy difícil, especialmente si es primogénito. No lleves contigo a otros hijos si no han sido invitados.

Así sean educados y obedientes, de todos modos distraerán la atención del recién nacido. No es bueno que vayan en grupos a ver al bebé, no se aconseja.

8. No te olvides de lavarte las manos.

Esta es una regla básica antes de tocar al bebé. Los bebés recién nacidos se contagian muy fácilmente. En esta etapa el bebé necesita de una protección especial contra los gérmenes.

Asegúrate de lavarte las manos antes de tomar en brazos al bebé, y cárgalo siempre envuelto en una manta.

9. No mires cuando la madre esté dando de lactar.

A nadie le gusta cuando lo miran, especialmente si es una madre amamantando a un bebé. Y si la madre es primeriza, peor aún.

Y la madre y el bebé tendrán que enfrentarse a muchas dificultades. No es necesario asustarla con las historias de la lactancia materna. Deja que se centren en la alimentación, no la avergüences.

10. Abstente de consejos no solicitados.

Los consejos no solicitados no son bienvenidos. No es bueno imponerle a la madre tus puntos de vista, tal vez no esté de acuerdo con ellos. Apóyala y ofrécele tu ayuda.

Hazle entender que ella siempre puede contar con tu apoyo. Y guárdate tus consejos y pensamientos, hasta que te los pidan.

Comparte estas reglas con todos aquellos que las necesiten.

Fuente: curejoy

Comentarios