Un bebé de 2 años murió al probar la fruta más habitual de la tienda

Esta pesadilla se convirtió en una realidad espeluznante para Emma y Mohammed, de Detroit, Michigan. Perdieron a su hijo de 2 años después de una simple visita a la tienda de comestibles en agosto del 2017. Toda la familia fue a la tienda a hacer la compra. Nadie pensó que ese día se convertiría en una catástrofe y que los esperaba una tragedia imprevista.

La madre, Emma Carver, les contó a los periodistas sobre el día que cambió su vida para siempre.

toddler-1

Su hijo Ayan Umar, de dos años, iba sentado en el asiento del carrito del supermercado. Ella se apartó un momento para elegir un queso, y cuando volvió para mirar a su hijo, él tenía la cara azul. Resulta que Ayian había recogido varias uvas y se las había metido a la boca.

Este es un escenario muy típico para todos los que tienen un bebé. Pero cuando Emma se enteró de que el niño estaba jadeando e intentando abrir su garganta, se dio cuenta de que se trataba de algo serio:

"Incluso arrojé el queso y lo comencé a golpear en la espalda".

toddler-2

Según el relato de Emma, ella golpeó su espalda con todas sus fuerzas para despejar las vías respiratorias de las uvas que las obstruían, pero no lo logró. Uno de los visitantes de la tienda llamó inmediatamente al 911, y otro de ellos durante 5-7 minutos trató de darle respiración artificial al pequeño.

Cuando finalmente llegaron los paramédicos, lograron sacar una de las uvas, pero ya era demasiado tarde. Ayyan se había quedado sin aliento y había muerto. La segunda uva fue tomada después por los médicos en el hospital.

El padre Mohammed dice, sin contener las lágrimas:

"Tengo la sensación de que este es un sueño terrible y que alguien está a punto de despertarme. Duerme sobre mi pecho, lo veo en todas partes".

Ahora la familia quiere advertir a otros padres sobre los peligros de las uvas, especialmente en el supermercado, en donde muchos no prestan la debida atención a sus hijos.

^1EC35346E98906EB11DA3D2CACC932B7316B8D4D97768AC9CC^pimgpsh_fullsize_distr

El Instituto Norteamericano de Pediatría, por su parte, emitió un comunicado en el que afirma que los niños menores de cuatro años no pueden comer uvas enteras, solo pueden hacerlo si son cortadas previamente.

Fuente: www.usmagazine.com

Comentarios