Unos estudiantes compraron un sofá viejo y apestoso por unos centavos. Un mes más tarde hallaron en él un tesoro escondido...

En 2014, tres estudiantes de la universidad de Nueva York compraron en las rebajas un sofá viejo y apestoso por 20 dólares. A los chicos no les agrado mucho este sofá, pero no tenían otra salida. El sofá era el único mueble en su sala de estar.

Una noche, los amigos estaban viendo la televisión sentados en el sofá. Uno de ellos metió la mano dentro de la tapicería y sintió que había algo raro adentro. De ahí sacaron un sobre, donde había $ 700. Después de hacer una revisión más exhaustiva, los chicos se encontraron varios sobres. En el sofá se había escondido un total de 40,000 dólares estadounidenses.

Untitled-1

Aparentemente, ahora los amigos tendrían que pensar bien en que se gastarían el dinero, pero vieron en el sobre el nombre y el apellido de la persona. Con la ayuda de la guía telefónica los estudiantes encontraron a la antigua propietaria del sofá.

Resultó que es viuda, y ese dinero lo había ahorrado, junto a su difunto marido. Después de su muerte, su hija le regaló un sofá mejor, y el viejo lo entregó a una organización de caridad, la cual se lo vendió a los chicos.

Por su honestidad, la viuda le dio a los chicos 1,000 dólares del dinero que le entregaron. ¡Ahora los estudiantes de verdad podrán comprarse un buen sofá!

Si este vídeo te ha gustado, sin duda compártelo con tus amigos y familiares a través de las redes sociales.

Comentarios