Este padre arrojó a su hija a un contenedor de basura, asustado por el color de su piel al nacer

El hombre pensó que la niña estaba muy grave y no sobreviviría, aunque los médicos concluyeron que el color fue causado por el frío que sufrió.
Unas cámaras de circuito cerrado en la ciudad china de Xuanwei grabaron el impactante momento en el que un padre arroja a un bebé recién nacido a un contenedor de basura. El hombre puso a su hija, que tenía dos horas de nacida, en una bolsa de papel antes de tirarla a una pila de basura, informa The Sun.

En ese momento solo hacían 10 grados Celsius en la calle. Afortunadamente, una anciana escuchó los gritos de la recién nacida y la salvó. La policía logró encontrar a al padre negligente que, en su defensa, dijo que la bebé estaba morada cuando nació. El nacimiento tuvo lugar en su departamento y sin la ayuda de un médico, por lo que el hombre pensó que ya no podrían ayudar a su hija.

Después del examen, los médicos concluyeron que la niña estaba absolutamente sana y que el color de su piel había cambiado a causa del frío. Ahora la bebé se encuentra en un orfanato.

Comentarios