Los compañeros de clase le rompieron la columna vertebral. No habría sucedido si su papá hubiera tenido más confianza con él

Un día escolar habitual del 7 de diciembre del 2017, terminó para el alumno de séptimo grado de Kiev, Maxim Chernikov de forma deplorable.

Maxim tiene 12 años. Él se dedicaba activamente a la natación y el baile de salón deportivo. El niño soñaba con convertirse en anunciante, por lo que en septiembre cambió de una escuela regular a un liceo especializado.

Pero allí no consiguió tener una buena relación con el grupo del salón. Los compañeros de clase se estuvieron burlando de él durante los tres meses de estudios, pero aquel fatídico día fueron demasiado lejos. Maxim cuenta:

"Me arrancaron mi mochila, me golpearon, empujaron, tomaron mi mochila y cambiaron las cosas. Después de eso corrí al segundo piso. Pero me encontraron.

Pedro Nekrashevich me golpeó en el hombro, me defendí para que no me golpearan en la cabeza. Nekrashevich les dijo a los niños que estaban allí: "¡Aléjense!" Y, me golpeó con toda su fuerza, volé y caí ".

Maxim fue llevado al centro médico. Se quejaba de un dolor agudo en la espalda, el pecho y el corazón, no podía sentir las piernas. Según su abuela, nunca le proporcionaron los primeros auxilios al niño. Desde el puesto médico, llamaron a la ambulancia.

Ya en el hospital encontraron un edema de la médula espinal y una lesión en el tórax. Y cuatro días más tarde se realizó el diagnóstico final: fractura de la columna vertebral.

00

Desde entonces, el niño está postrado a una cama de hospital. Ahora le esperan años de tratamiento y rehabilitación ...

¿Cómo puedes proteger a tu hijo de tales problemas?
Justamente el estadounidense Bert Fulks pensó en este problema, padre de un hijo adolescente Danny. Fulks es pastor y creció en una familia cristiana; él sabe lo difícil que es crecer en esa atmósfera. Fulks confía en su hijo, pero para él era importante que su hijo no tenga miedo de pedirle ayuda, si era necesario.

Screenshot_10

Con este fin, Fulks desarrolló un cifrado original, que le permite a su hijo enviar a su padre una señal de SOS, sin avergonzarse por las reacciones de los demás.

Esta idea se le ocurrió a Fulkes cuando se comunicó con adolescentes en clínicas de rehabilitación en todo Estados Unidos. Él dice:

"Hace poco les pregunté a estos chicos:" Alguna vez se metieron en circunstancias en las que algo desagradable pasó, pero no puedes salir de ahi, porque no ves ninguna salida". Todos levantaron la mano".

Fulks explica cómo funciona su sistema:

Por ejemplo, mi hijo menor fue a una fiesta.

Si, por cualquier razón, se siente incómodo en esta situación, es suficiente enviar un mensaje con la letra X a uno de nosotros (madre, yo, hermano mayor o hermana).

Screenshot_11

A continuación, el destinatario de SMS sigue un protocolo simple. Unos minutos más tarde llama a Danny. Cuando levanta el teléfono, tiene lugar la siguiente conversación:

- ¿Hola?

"Danny, algo sucedió, tengo que llamarte urgentemente".

"¿Qué pasa?"

"Después te cuento". Prepárate, estoy en camino.

Luego Danny les dice a sus amigos que algo ha sucedido en casa, por lo que ahora alguien vendrá a recogerlo.

Lo más importante es: que los niños deben saber que no serán castigados por la situación de la que quieren escapar.
Fulks insiste en que para construir confianza entre el padre y el niño, uno debe cumplir con la política de "no hay preguntas innecesarias".

Por supuesto, no todos los padres pueden evitar preguntar ... ¡pero el respeto mutuo y la confianza son la única forma de proteger al niño de cualquier daño!
Fuente: mckitterick.tumblr.com

Comentarios