Una visita médica al pediatra se convirtió en una pesadilla para esta familia

Una residente del Reino Unido sacó una cita con un optometrista (oculista) para su hijo de 5 años de edad, quien recientemente había comenzado a quejarse de problemas de la vista.

Cuando fueron al médico para elegir los lentes, la mujer se enteró de que le faltaban pocos meses de vida a su hijo, aunque el niño se veía totalmente saludable.

El oftalmólogo, al examinar a Daniel Downing, el hijo de Stephanie, se desconcertó, y envió al niño a que le hicieran una resonancia magnética.

1

La resonancia reveló que el pequeño tenía un tumor cerebral canceroso.

Los médicos enviaron a Daniel al hospital de Bristol para que le hicieran la quimioterapia.
El tratamiento a tiempo podría salvar la vida del niño.

La familia del niño enfermo ahora se enfrenta a una tarea difícil:

Necesitan recaudar cerca de 6000 libras para que puedan estar junto al pequeño durante su tratamiento.

2

La pobre madre dice que el terrible diagnóstico se convirtió en una sorpresa muy desagradable.

Daniel tiene una forma muy severa de cáncer, con el que la gente no suele vivir más de 9 meses.

La mujer está muy preocupada por el hecho de que su hijo sólo puede recibir tratamiento adecuado en la clínica de Bristol que se encuentra lejos de su ciudad natal.

Todos los miembros de la familia del pequeño realmente quieren estar con él ahora y apoyarlo.

Comentarios