Todos pensaron que los tres fugitivos de la prisión de Alcatraz se habían ahogado. Una carta que apareció 50 años después tomó por sorpresa al FBI ...

En la bahía de San Francisco hay una isla, famosa por el hecho de que una vez albergó una de las prisiones más seguras del mundo: Alcatraz. Inicialmente fue una fortaleza militar fortificada, que luego se convirtió en una prisión, que albergaba a los criminales más peligrosos.

La prisión siempre ha sido famosa por el hecho de que nadie pudo escapar con éxito de sus paredes. Pero ¿qué tan cierto es? En la década de 1960, tres delincuentes se escaparon atrevidamente, pero las autoridades estaban convencidas de que no pudieron haber llegado a tierra.

El 11 de junio de 1962, un trío de prisioneros logró abandonar los muros de Alcatraz. John y Clarence Englins eran ladrones de autos feroces y, a veces, cometían robos y saqueo, y Frank Morris era un ladrón de bancos y un virtuoso fugitivo.

Durante todo un año, los conspiradores lucharon contra la pared, tratando de hacer un agujero en el viejo conducto de ventilación. Con una cuchara y el motor de la aspiradora lograron construir un taladro, que se convirtió en su principal herramienta, el ruido del trabajo lo disimulaban con música.

Todos sabían que los fugitivos de Alcatraz se hundirían inevitablemente, por lo que los hombres comenzaron a intercambiar chaquetas de goma y casacas de otros prisioneros, de los cuales más tarde construyeron una balsa y chalecos salvavidas. Para una balsa de 4 metros de largo y 2 metros de ancho, necesitaron 50 chaquetas.

Pero esto no fue todo el plan. Los delincuentes habían preparado de antemano muñecas de papel maché del tamaño de un hombre e hicieron muñecos con cabezas humanas para reemplazarse y crear la impresión de que los prisioneros todavía estaban en la cama. Habiendo estudiado a fondo el horario de trabajo de los guardias, los criminales, aprovecharon el momento, subieron al pasaje secreto y salieron a la libertad.

En general, debieron haber sido cuatro fugitivos, pero Alan West no logró dejar la cámara. Fue él quien habló a las autoridades sobre el plan de escape a cambio de no ser acusado.

La fuga se reveló solo por la mañana, según la versión oficial, tres delincuentes se ahogaron en las aguas de la bahía, porque las autoridades encontraron paquetes intactos con las pertenencias personales de los hombres en una isla vecina. Y los marineros dijeron que vieron cuerpos en ropa de prisión ...

Sin embargo, el caso no fue cerrado y sigue abierto hasta hoy. Los investigadores que trabajaron en el caso están seguros de que los fugitivos están vivos. Un pariente de los hermanos Englin le dio al FBI una foto con fecha de 1975 y su madre recibió constantemente postales en su cumpleaños desde América Latina.

Y en el 2013, los agentes del FBI recibieron una carta supuestamente de John Englin. Argumentó que sus cómplices murieron hace ya varios años, y él mismo estaba enfermo de cáncer. Y él está listo para rendirse a cambio de una atención médica adecuada. Sólo que recientemente, el examen mostró que la carta fue escrita por Englin, y el FBI la publicó en su dominio público.

De esta manera, 50 años después, resultó que la reputación de Alcatraz como la prisión más confiable no es tan clara, aunque es difícil estar de acuerdo en que los tres criminales que escaparon, se pueden considerar como un gran logro. Por otro lado, no se sabe cuántos fugitivos guardan silencio ante las autoridades de la prisión, pero esto todavía tiene poco efecto en la popularidad del lugar donde alguna vez estaba encerrad Al Capone.

Fuente: NTD

Comentarios