Instalaron cámaras en el comedor de la escuela. ¡Lo que hacen estas mujeres en un instante comenzó a volar por la red!

¿Recuerdas cómo durante la infancia en los recesos solíamos salir corriendo al comedor escolar, barriendo todo a nuestro paso? Durante 10 -15 minutos alcanzábamos a comer, ir al baño y hasta jugábamos.

Pero en cambio en Japón la comida en la escuela no es cualquier cosa, sino un completo ritual. Toda esta ceremonia dura 45 minutos, y cuenta como una lección completa. El equipo de «Una Noche sin Cafe» te lleva por una excursión virtual a una de las escuelas ubicadas en la ciudad de Saitama.

Este es uno de esos casos en que cualquier comida se convierte en un verdadero arte. Y, como puedes ver, de esta manera los sabios japoneses le fomentan a los niños el respeto por el trabajo de los demás y un sentimiento de agradecimiento por el pan de cada día.

Ahora frente a ti tienes a la niña japonesa Yui, justo ella es quien le muestra a todos cómo se lleva a cabo el almuerzo habitual en su escuela. Cada día los niños, además de libros, cuadernos y plumas, llevan consigo a la escuela un pequeño pedazo de tela que sirve de mantel, palillos para la comida, cepillo de dientes y servilletas.

Mientras los niños toman clases, 5 trabajadores del comedor de la escuela preparan comida para 720 alumnos. Hoy en el menú habrá incluido puré de patata.

A propósito, las patatas no se cultivaron en cualquier parte, sino en la escuela misma. Además, para adornar, se pone pescado con salsa de pera. Las peras, por cierto, también vienen del jardín escolar.

Los cocineros distribuyen la comida en contenedores para cada clase. Lo que es sorprendente es que los japoneses no tengan un espacio para el comedor, a donde los niños se supone irían a almorzar: los estudiantes toman sus alimentos directo en el salón de clase.

Tan pronto como acaba la cuarta clase, llega el momento sagrado para toda la escuela: 45 minutos para una comida completa.

Los estudiantes usan máscaras, batas y se limpian las manos con un desinfectante especial. ¡La higiene ante todo!

Cada estudiante recibe un cartón de leche. Diariamente se asigna a alguien de la clase para “hacerse responsable de la leche”.

Además, todos los días se asignan encargados que se ocupan de servir el primer platillo, el segundo y el ponche.

Los niños calculan la cantidad de comida que queda, ya que en Japón no es aceptado desechar la comida.

Y este es un joven maestro. Él también almuerza en clase ahí mismo con los alumnos. Antes de empezar la comida, él les da una pequeña lección acerca del origen de los alimentos.

El almuerzo terminó, y llegó el tiempo de reciclar los residuos. En esta foto ves cómo se reciclan los cartones de leche.

Después todos limpian cuidadosamente sus dientes.

Los cartones de la leche se ponen en una canasta, se enjuagan con agua y se dejan secar un día en el salón.

Los trastes sucios los llevan al fregadero los mismos estudiantes. Los de las clases jóvenes, para no esforzarse demasiado, dejan carritos con los platos en elevadores.

Te recomendamos ver este video para sumergirte un momento en la vida de este país extranjero. Te garantizo: no importa en absoluto que no esté en un idioma que entiendas, no podrás despegarte del monitor.

Qué entretenido es saber cómo viven otros pueblos. Si te impresionó esta excursión en línea por una escuela japonesa, entonces muéstrasela a tus amigos. Escribe lo que más te sorprendió de este proceso.

Comentarios