Los padres no querían que su hija muriera sola en una caja de plástico. La llevaron a casa y se ganaron el corazón de muchos con su acto

Erika y Stephen Jones esperaban con ansias a su segundo hijo. Pero en la decimoctava semana del embarazo, los médicos descubrieron que el bebé iba a nacer con Síndrome de Down. Muchos aconsejaron a la joven pareja que se deshiciera del feto, pero ellos hicieron caso omiso a estas palabras. Ellos estaban ilusionados con este bebé. Pero unas semanas más tarde la familia tuvo una noticia aún más trágica: ¡a la niña se le había detectado un tumor cerebral!

poor-family-1

La enfermedad era tan agresiva que la pequeña no podía ser sometida a ninguna operación. La quimioterapia hubiera matado al instante a la recién nacida. Cuando Abigail nació, sus padres ya sabían que viviría poco. Pero al tomar a la bebé en brazos, ellos no podían creer en su dicha: "Ella se reía, sonreía, sacaba la lenguita, abría los ojos, movía las manitas... ¡Ella no se diferenciaba de un niño normal! No nos esperábamos esto...", – cuentan Erika y Steven.

poor-family-2

A Abigail sólo le quedaban unas cuantas semanas de vida, por lo que los padres decidieron llevársela a casa, y trataron de pasar el mayor tiempo posible con ella y con su hermanita Audrey. La fotógrafa Marie Juzhcha capturó esos momentos preciosos con su cámara. "Quería mostrarle a la gente que la belleza existe incluso en la tristeza y los malos momentos", - dice la artista.

poor-family-3

"Normalmente te sientes desesperanzado ante este tipo de situaciones trágicas, - dice Erika, y es la verdad. - Pero el silencio y la paz vencen nuestra tristeza. Abigail no morirá en una caja de plástico en el hospital. Al irse de este mundo, ella abrazará a los que la aman hasta el final".

poor-family-4

A los padres que en el futuro tal vez tengan que enfrentarse a una situación parecida, Erika y Steven les aconsejan: "Siempre esperamos lo peor. Pero la realidad es diferente. Sobrevives a la enfermedad de tu hijo. Sobrevives a su muerte. La vida es como una rueda que gira entre la tristeza y la alegría".

poor-family-5
poor-family-6

Estas hermosas fotos nos recuerdan que es necesario valorar a nuestros seres queridos mientras estén cerca de nosotros. La vida es corta y cada segundo tiene que ser valorado. A veces, cuando no alcanzamos a compartir todos nuestros sentimientos, nos arrepentimos hasta el final de nuestros días.

Fuente: photofunonline

Comentarios