Un niño de 13 años fue condenado a cadena perpetua. ¡Lo que hizo con esta mujer te dejará en estado de shock!

Corría el año de 1990. Debbie Begri vivía con su familia en Tampa, Florida. Ella acababa de estar en una reunión con sus amigos y regresaba a casa con su segundo hijo. De repente alguien corrió desde atrás y le gritó: "¡Arriba las manos!'

1

Debbie se volvió y vio el cañón de un arma.

Antes de que pudiera reaccionar, el criminal apretó el gatillo y la bala le destrozó la mandíbula, los dientes inferiores y la lengua. Cuando la ambulancia llegó para llevar a la mujer al hospital, se supo que un par de centímetros más y Debbie no la habría contado.

Tres días más tarde se supo el nombre del atacante: Ian Manuel. Fue detenido por una serie de crímenes y confesó que fue quien le disparó a la mujer. Pero un detalle la sacudió. Manuel tenía sólo 13 años de edad. ¿Cómo puede un niño cometer un acto tan brutal? No podía entenderlo. Por otra parte, la mujer estaba furiosa: ese adolescente había arruinado su vida.

2

Y no sólo su vida. La fractura de mandíbula de Debbie se ha recuperado luego de décadas.

Ian, por su parte, era un adolescente que iba a pasar en la cárcel todos sus años de juventud. Pero un día Debbie recibió una llamada y oyó una voz dolorosamente familiar:

"Miss Begri - dijo la voz - soy Ian. Estoy llamando para decirle que lo siento por haberle disparado y le deseo a usted y a su familia una Feliz Navidad".

3

Debbie no estaba preparada para esto. Ella no esperaba una disculpa del atacante. Tal vez lo que fue aún más sorprendente, es que se dio cuenta de que el joven había superado su vergüenza e indecisión.

Ian pronto comenzó a escribirle cartas, y en cada hoja se disculpaba por lo que había hecho. Debbie también lo animaba. "En algún momento empecé a entender lo difícil que era para el chico estar tras de las rejas. Tenía que darle una segunda oportunidad''.

Los primeros 10 años se estuvieron enviando correspondencia y mientras Debbie se fue recuperando lentamente del accidente gracias a numerosas cirugías reconstructivas. Al principio Ian fue mantenido en régimen de aislamiento, porque era mucho más joven que el resto de los presos.

Ella comenzó a firmar sus cartas con la palabra "tu amiga". Y poco a poco Debbie comenzó a abogar por su liberación. Para la mujer era bastante evidente que Ian no tenía que estar en la cárcel.

4

Por último, en el año 2010, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos reconoció como ilegal la cadena perpetua para menores.

En noviembre del 2016, a los 39 años, ¡Ian fue puesto en libertad! Debbie salió a su encuentro. Cuando salió del coche, inmediatamente lo abrazó como si fuera su único hijo. ¡A final de cuentas, todos los parientes cercanos del hombre habían muerto mientras estaba en prisión y Debbie se sentía como su madre!

5

Ian Manuel tenía sólo 13 años cuando le disparó a Debbie Begri en al cabeza.

Debbie tomó una decisión difícil: perdonar al ofensor, conocerlo y hacer amistad con él. ¡Y hasta el día de hoy, algunos de sus amigos y familiares no pueden entenderlo!

Hoy en día, ellos son mejores amigos. Por un lado, una mujer herida que perdonó a su criminal, y por otro lado, el delincuente que pagó su condena, pasando 26 años en prisión.

6

''Todos cometemos errores. Pero la vida es demasiado corta como para no perdonar. Lo más fácil y correcto es perdonar '', - concluyó Debbie.

Fuente: DailyMail

Comentarios