En McDonald's le negaron agua a una mujer sin hogar y entonces un cliente hizo algo increíble

Jonathan Pengelly fue a McDonalds a comer algo después de pasar noche fuera de la ciudad. Una vez dentro, vio a una mujer sin hogar que pedía agua caliente, pero la persona que estaba detrás del mostrador se la negó.

Fue en ese momento cuando algo dentro de Jonathan explotó. Decidió que era necesario hacer algo de inmediato.

1

Su publicación en las redes sociales describe a detalle qué fue lo que pasó y qué hizo a continuación. Al final, él hizo para esta mujer algo mucho más que un vaso de agua caliente.

Esto fue lo que escribió Jonathan:

"¡Pues esta noche tuvo un giro inesperado! Terminé mi turno de la noche y estaba esperando en la cola de Mcdonald's. No podía decidirme a nada, pero me di cuenta de que la mujer que estaba delante de mí, pedía agua caliente.

El empleado se negó a su petición. No sé qué fue lo que ellos pensaron cuando se negaron a esta mujer que no pedía nada extraordinario, sólo un vaso de agua. ¡Este es derecho de todas las personas y para una empresa que tiene miles de millones de presupuesto, esto fue una vergüenza!

¡Mi corazón se hizo pedazos! Así que hablé con ella y le dije que podía pedir lo que quisiera, pensando que realmente pediría todo. Me sorprendió. Lo único que pidió fue una hamburguesa con queso. Compramos tantas como podíamos llevar en las manos, para asegurarnos de no quedarnos con hambre,

Simplemente no podía dejar que esta mujer se fuera, porque era tan agradable y educada. Así, en medio de invierno, me senté con ella en el sueño. ¿Y saben lo que hice? Empecé a llorar.

Saben, si la gente en Cardiff pasa delante de ellos y no les ayuda, porque no están en una buena posición financiera, eso lo puedo entender. Pero hay gente que pasa delante de ellos y se ríe de ellos. ¡No sé quién está leyendo este artículo ahora, pero si eres uno de ellos, te odio!

¡Cuando comencé a hablar con ellos, estuve en shock por sus historias y grado de educación! ¡Llenos de vida y entusiasmo, sin tener nada en la espalda!

Invité a Polly y a su amigo a casa, y preparamos tanta comida que sería suficiente para ella y sus amigos durante unos días. Preparamos la comida y pusimos todo en una bolsa.

Polly y su amigo se ducharon, se lavaron los dientes, y ambos dijeron que nunca habían valorado la vida tan altamente.

No soy un santo, pero este pequeño acto me costó sólo 20 libras. Yo sé que el 90% de las personas que lo leen, en un día hacen más de 10 veces esta cantidad.

¡Ser amable no cuesta nada, y realmente creo que la gente en Inglaterra comparte sus ganancias con las personas sin hogar y esta gente también se merece respeto!

¡Hablamos con Polly en el teléfono y le prometí que nunca volvería a sentir hambre y frío otra vez! Le di una manta y almohadas y rellené su mochila con comida.

Si ves a alguien en la calle, no te imagines que simplemente no es nadie. ¡Tú no sabes por todo lo que pudo haber pasado! ¡Piénsalo un poco!

¡Yo no creo que me vea como un idiota por llorar!

¡Polly me cambió!"

¡No se olviden de compartir este artículo con sus amigos y familiares!

Fuente: Metro

Comentarios